En una ciudad pequeña como Málaga, que recibe más de 3.200 horas de sol al año y donde la vida al aire libre no es una opción, es un modo de vida, las terrazas en la azoteas son cada vez más populares. Su atractivo es fácil de entender.

Terraza en la azotea de Málaga

Aunque está situada justo en el corazón de la ciudad, lo primero que te llama la atención es el silencio. Por encima del ruido y el bullicio de la ciudad, el silencio es omnipresente.

Las vistas, por supuesto, son espectaculares. Ver la puesta del sol, o ver Málaga por la noche adquiere una nueva dimensión. La ciudad de Málaga se convierte en un mundo de luces bajo la luna y las estrellas.

No hay mejor manera de disfrutar de las largas noches de verano.

Historia de las terrazas azoteas de Málaga

Ha sido una tradición que la gente se reuna en los tejados desde principios de 1980. Las terrazas en las azoteas eran lugares donde las comunidades y los vecinos se reunían para ver los eventos deportivos. Veian un partido de fútbol como si estuvieran en los asientos superiores. El concepto fue tan popular que algunos grupos tomaron la iniciativa de hacer permitir la entrada a otra gente, cobrando por admisión y refrescos.

Atardecer en las azoteas de Málaga

No fue hasta que los primeros grandes hoteles comenzaron a aparecer en el horizonte de Málaga que la gente comenzó a apreciar las terrazas en las azoteas por sus espectaculares vistas urbanas. El Parador Hotel, que fue construido en Gibralfaro, fue el primero en ofrecer vistas verdaderamente excepcionales sobre la ciudad. Vistas que fueron cuidadosamente vendidas al público.

Hoy en día, casi todas las mejores terrazas en azoteas de Málaga son propiedad de hoteles. El hotel AC Málaga Palacio (Cortina del Muelle, 1 – mapa) y el vecino Molina Lario (Molina Lario, 22 – mapa) ofrecen vistas excepcionales a la zona portuaria de Málaga. Si buscas un panorama del centro histórico de Málaga, el Centro Hotel (Mármoles, 6 – mapa) y el Oasis Hostel (San Telmo, 14 – mapa) son los mejores lugares para ello. El Restaurante Alea (calle Fajardo, 11 – mapa) es también de los que tienen mejores vistas.

Las terrazas en azoteas ofrecen la oportunidad de ver la evolución de la ciudad desde arriba, el contraste entre la arquitectura antigua y moderna. Un lugar para escapar de la selva urbana. Un lugar para relajarse, descansar y disfrutar del horizonte y de la puesta de sol de Málaga.

¿Te sientes inspirado? ¿Por qué no echas un vistazo a algunas de estas hermosas casas de vacaciones en alquiler en la ciudad de Málaga?