Tours en Luxemburgo

Todo lo que necesitas saber sobre Luxemburgo

Página 2 de 4

Dónde comer y gastronomía en Pamplona

Gastronomía de Navarra: los ingredientes de la tradición

Si de cocina y gastronomía hablamos, no cabe duda que tenemos que hablar de tradición. Una tradición que, a pesar de las influencias históricas procedentes de cocinas cercanas, como la vasca, la aragonesa e incluso la francesa, se manifiesta con personalidad propia en todos y cada uno de los platos que la gastronomía Navarra nos regala.

Efectivamente, Navarra ha sido lugar de paso obligado de peregrinos que, desde la noche de los tiempos, realizaban la “Ruta Jacobea” de los Pirineos procedentes de Francia; de viajeros y comerciantes que, desde la Edad Media, procedían de Castilla y Aragón y que dejaban su huella en la tradición gastronómica del Reino de Navarra. Todo ello, los aportes propios y los aportes extraños, han sido procesados durante siglos por la cocina Navarra para darnos una de las gastronomías más reconocibles de nuestro país, contundente, tradicional y, por supuesto, llena de imaginación en forma de los conocidos “pinchos” o “pintxos”, porciones en miniatura de esta cocina que no deja de sorprender al viajero.

Teniendo como ingredientes básicos los procedentes de la tierra, carnes y verduras son los polvos mágicos sobre los que se elaboran en los fogones navarros. Platos llenos de sabor y especialmente recomendados para las épocas en las que el calor escasea y el abrigo del fuego reclama el abrazo y las caricias en el paladar de los ingredientes más tradicionales.

Los verdes e inmensos pastos de hierba fresca que encandilan al viajero al entrar en esta Comunidad Autónoma ya nos anuncian que uno de los ingredientes más importantes de la cocina navarra. Son los procedentes de la ganadería, donde el vacuno, el cerdo y el cordero viven; las estrellas de la cocina navarra. Así, el chorizo de Pamplona, las chuletas a la navarra, las magras a la navarra o a “la pamplonesa”, los estofados de toro, y, por supuesto, los platos elaborados a base de ternera, la cual goza de indicación geográfica protegida como “Ternera de Navarra”, son los pilares básicos de una cocina que se recrea en los detalles, en la calidad y, desde luego, en la cantidad.

A partir de ahí, entran en la cocina las indispensables verduras y hortalizas de la huerta, entre las que destacan los todopoderosos espárragos de Navarra, los cogollos de Tudela, el pimiento del piquillo de Lodosa y la alcachofa de Tudela, sin olvidar las habas (ingrediente indispensable del “cocido tudelano”), y las “pochas de Sangüesa”. Todos estos frutos de la huerta llenan de sabor y acompañan ollas, cocidos y carnes a la brasa, sin olvidar los también tradicionales platos elaborados a base de carne de caza de la que los navarros son también muy aficionados y que proporcionan un toque de sabor peculiar y tan reconocible como el que aportan a los fogones perdices, codornices y liebres.

Y siendo Navarra un lugar lleno de bosques en los que las setas proliferan cuando llega la humedad, los platos de temporada a base de hongos son toda una delicia que el viajero no debe dejar de probar en forma de revueltos de todo tipo y, por supuesto, pinchos en los que este ingrediente sea el protagonista.

Pero, a pesar de que Navarra no toca la costa, los pescados ocupan también un lugar destacado en la cocina. Así, el “bacalao al ajo arriero” es uno de los platos a base de pescado más sorprendentes de la cocina navarra, elaborado a base de bacalao en salazón del que el llamado “ajoarriero en tostas” es una deliciosa variedad. Igualmente, y procedente de los ríos, la trucha es otro de los pescados indispensables en la cocina, siendo la “trucha a la navarra” su máxima expresión culinaria.

Y por supuesto, esta comunidad autónoma ofrece al amante de la buena comida sus excelentes caldos, todos ellos protegidos por la “Denominación de Origen Navarra”, un sello de calidad y garantía de buen hacer y tradición en la mesa.

Para los postres, los ingredientes más tradicionales cierran cualquier comida, como por ejemplo la leche utilizada para preparar una deliciosa cuajada, postre a degustar de forma obligatoria. La leche es procedente del Pirineo con la que, además, se elaboran quesos de la más alta calidad, como el queso de Idiazábal o el de Roncal, quesos excelentes a disfrutar acompañados de un buen vino y una hogaza de pan de pueblo.

Para finalizar, una copita del tradicional pacharán, el aguardiente de endrinas que constituye todo un icono en la gastronomía Navarra y que, desde luego, no debes dejar de probar, exponente de la tradición que encierran fogones, despensas y recetarios, una cocina que, fiel a su tradición más ancestral, sin embargo se reinventa cada día en todos y cada uno de los bares y restaurantes de Pamplona. Ya sea en la mesa, en sus barras repletas de los más variados y suculentos pinchos, pequeñas obras de arte gastronómico que nos descubren en cada bocado las maravillas de la gastronomía.

Las rutas de pinchos en Pamplona

Efectivamente, los pinchos son una de las mejores maneras de disfrutar de la gastronomía en Pamplona al tiempo que descubrimos la ciudad, especialmente su “Parte Vieja”, la zona con más encanto de la ciudad y donde más bares de pinchos y tapas por metro cuadrado vas a encontrar (en el mapa que encontrarás al final de esta página verás señalada la calle de San Nicolás, como punto de partida en nuestra “ruta de pinchos” en la “Parte Vieja” de Pamplona).

Y en el número 1 de la Calle San Nicolás nos encontramos el primer lugar donde podemos iniciar nuestra “ruta de los pinchos” en Pamplona: “Dom Lluis”. Con pinchos que van de 1,50€ a 2,50€. El cuidado y la calidad de los mismos es su característica, en un local precioso en el que la especialidad es el pincho de “frito de alcachofa rellena de jamón con salsa verde y nueces”, así como el “canelón de espárrago triguero con salsa de hongos”.

También en la Calle San Nicolás, en su número 5, se encuentra “Casa Otano”, con pinchos que rondan los mimos precios que en el caso anterior. Fundado en 1913 y regentado por la familia Juanco Goñi desde 1936, además de pinchos dispone de cocina Navarra de temporada, carnes y pescados a la parrilla, disponiendo además de hostal. Obligado es en este local acompañar sus pinchos de una típica sidra y aprender a escanciarla.

Lugar también obligado en San Nicolás es “Baserri”, en el número 32 de esta calle. El “Baserri” cuenta en su haber pinchos premiados en la “Semana del Pincho” y en la “Semana de la Cazuelica”. Establecimiento recomendado por diferentes guías gastronómicas y tercer premio del “Concurso Nacional de Pinchos 2008″. Cuenta con menú del día y menú de pinchos, siendo el precio de estos últimos similar a los dos anteriores locales.

Y otro de los locales imprescindibles de la Calle San Nicolás es el “Bar Iru”, situado en el número 25. Una de las especialidades más deliciosas es el pincho de “foie”. Imprescindible este local, inconfundible por las enormes letras doradas que lucen en su entrada y que ya nos anuncian que se trata de un local especialmente cuidado.

De visita obligada también en la Calle San Nicolás, en su número 9, es “La mandarra de la Ramos”. Establecimiento en el centro de Pamplona en pleno corazón del Casco Antiguo, este local tiene el más puro estilo sanferminero, con el encierro y chupinazo representado en el suelo. Con pinchos que pueden llegar a los 3€, destaca su “frito de pimiento”.

“La chistera” también es otro lugar de pinchos obligado en San Nicolás, en su número 42. Cuenta con una decoración extraordinaria, réplica del atrio de la Iglesia San Nicolás, y con unos pinchos con nombres tan sugerentes como el de “foie fresco sobre tosta de uvas”, sin olvidar su contundente “cazuela de rabo de toro”.

Desde la calle de San Nicolás y atravesando la Plaza del Castillo, llegarás a la Travesía de Espoz y Mina, donde está situado uno de los lugares de pinchos más populares de Pamplona: “Gaucho”. Agradable local en el corazón de Pamplona que cuenta con una esmerada atención al público. Elaboran pinchos de autor y han obtenido numerosos premios en diferentes ediciones de la “Semana del Pincho”, destacando como especialidades el “caramelo crujiente de espinacas y gambas” y la “tosta de anguila ahumada con tomate natural en dos texturas”. Aquí los pinchos son un poco más caros que en los casos anteriores, ya que pueden llegar hasta los 3€, aunque son toda una experiencia para el paladar.

También en Espoz y Mina, después de visitar el “Gaucho”, puedes dejarte caer por el “Bar Guria”, también uno de los lugares indispensables en la ruta de los pinchos por Pamplona. Destacan los “crêpes rellenos de pisto y setas” y los “calabacines rellenos de gulas”.

En la Plaza del Castillo has de detenerte en el mítico “Café Iruña”. Este lugar es indispensable en Pamplona y no puedes dejar de visitarlo, como hiciera Hemingway en sus rutas por Pamplona. Un encuentro con el siglo XIX en lo que se percibe nada más traspasar el umbral del “Café Iruña”. Es, además, un punto de encuentro, un espacio multicultural en el que se realizan ruedas de prensa, reportajes, charlas y presentaciones de libros. Un espacio para personas, ideas y costumbres. Cocina casera, que persigue la satisfacción del cliente como si estuviera en su propia casa en el marco incomparable. En la “Semana de la Cazuelica 2007″ obtuvo el 3º premio con su “cazuelica manitas de cerdo rellenas”. Sin embargo, los precios son más asequibles de lo que imaginas, ya que no pasan de 2€.

También en la Plaza del Castillo se encuentra “Txoko”, en el número 20. Punto de encuentro de los pamploneses en pleno centro de la ciudad, la Plaza del Castillo, cocina muy cuidada y amplia terraza, con pinchos que llegan hasta los 3,50€, como el caso del delicioso “bacalao con hongos beltza” o el “pimiento verde relleno de mouse de setas y gambas.”

En la Plaza del Castillo encontrarás “Kiosko”, lugar privilegiado con exquisita decoración y buena atención al cliente, con terraza y cocina muy cuidada con productos de la tierra. Pinchos de hasta 3,50€, con delicias como el “queso de cabra con pisto y bacon“.

El “Baviera” también es de visita obligada en la Plaza del Castillo número 10, un pequeño establecimiento de estilo clásico con madera y moqueta. Terraza en el corazón de la ciudad y pinchos premiados en varios certámenes gastronómicos. Buena carta de vinos.

En la Calle Comedias nº 5, a pocos metros de la Plaza del Castillo, se encuentra “El burgalés”, con pinchos que pueden llegar a los 2,90€. Fundado en 1938, uenta con una gran tradición en la ruta de pinchos por su extensa oferta y calidad de los mismos, como la “lasaña de morcilla de Burgos con pimientos del piquillo de Lodosa y piñones” o el “cigarrito de Idiazábal con su crema”.

En la Calle San Gregorio 46 se encuentra “Museo”, con seis mesas, variedad de vinos y una amplia carta de bocadillos y pinchos que no pasan de 2,50€. Destacar su “frito de huevo” y su “frito de pimiento”.

En la Calle Estafeta 71 se encuentra “La Granja”. Lugar obligado para las noches del fin de semana, cuenta con una exquisita barra de pinchos que llegan a los 3€, destacando el de “calabacín con txangurro” y el de “solomillo de ternera con foie y salsa de Oporto”.

Pero no todo se acaba en los pinchos, ya que Pamplona tiene también otra cita gastronómica ineludible en otoño (en concreto en noviembre), período durante el cual tiene lugar la “Semana de la Cazuelica y el Vino”, otra de las manifestaciones culinarias especialmente tradicional en Pamplona. Las “cazuelicas” son aperitivos de puchero servidos en pequeñas cazuelas de barro, acompañados siempre por los vinos navarros que mejor maridan con ellos, otra excusa para escaparse a Pamplona en el mes de noviembre y descubrir la ciudad de cazuelica en cazuelica.

Pinchos, cazuelas, brochetas, manitas deshuesadas y rebozadas, croquetas, bocadillos, … Una amplísima oferta de pequeñas delicias que concentran en pequeñas dimensiones toda la riqueza e imaginación de la cocina Navarra, con productos e ingredientes tradicionales procedentes de la tierra que puedes disfrutar en los lugares que hemos enumerado, lugares que, sin embargo, te listamos a modo de simple inventario, ya que Pamplona cuenta con un número de restaurantes y bares impresionante, con locales a cada cual mejor que compiten entre ellos por conseguir el primer premio en los diferentes concursos que anualmente tienen lugar en esta ciudad, como la “Semana del Pincho” o la “Semana de la Cazuelica y el Vino”, certámenes en los que Pamplona alardea de imaginación y sabor en las barras de sus restaurantes y bares.

Eso sí, ya sabes que debes acompañar los pinchos con un buen vino o un buen vaso de sidra, o bien con la única cerveza que se elabora en Navarra y que es toda una institución aquí: la “Naparbier”. No olvides tampoco el delicioso pacharán después de una buena comida.

Restaurantes recomendados en Pamplona

Sin duda alguna, hablar de gastronomía en Pamplona es hablar de pinchos, como hemos visto. Puede sonar a tópico, pero es que en Pamplona es donde los pinchos adquieren un significado especial, ya que en Pamplona estas pequeñas maravillas gastronómicas son todo un alarde.

De hecho, existe una semana dedicada al pincho en Pamplona que suele celebrarse de finales de marzo a principios de abril: “La Semana del Pincho de Navarra”. Esta semana gastronómica que se centra en el pincho, no obstante, no se limita a Pamplona, sino que también se extiende a diversas localidades de Navarra, participando en ella numerosos locales de la Comunidad Foral, los cuales participan en un concurso en el que son evaluados y premiados los mejores pinchos, teniendo en cuenta criterios de color, aroma, creatividad, textura, etc… Desde luego, si viajas a Pamplona por esas fechas no puedes dejar de asomarte a este certamen gastronómico.

Pero fuera ya de esta semana específica dedicada al pincho, durante todo el año puedes disfrutar de él, así como de los platos más tradicionales de la cocina Navarra en Pamplona en los innumerables restaurantes y bares que dedican buena parte de su carta a estas especialidades. Para ello te proponemos recorrer las calles de Pamplona siguiendo la ruta que conforman estos restaurantes que a continuación te recomendamos:

Restaurante “Europa”: Un referente de la cocina navarra que ha recibido el reconocimiento de la guía Michelin. Disfrutarás de buenos platos y excelente maridaje. La comida es excepcional: Jamón de bellota Gran Reserva Joselito, Pochas de Navarra con hortalizas guisadas al estilo clásico, Jarrete de ternera blanca lacado, puré de cocido de garbanzos y cebolletas glaseadas, y Bogavante asado en su caparazón, entre otros deliciosos platos (Reservar online).

Restaurante “La Morea – Zenit Pamplona”: Elegante restaurante situado en el Hotel Zenit Pamplona, con una cocina creativa que ofrece platos elaborados con productos de mercado. El restaurante Morea presenta a sus clientes una atractiva oferta de cocina de autor creativa, donde se combinan a la perfección los sabores y platos más tradicionales de la tierra con innovadoras técnicas culinarias de la cocina moderna. Además de esta originalidad en los platos, posee una cuidada bodega, donde podrás encontrar caldos perfectos para maridar cualquiera de sus platos (Reservar online).

Restaurante “Rodero”: Cocina creativa navarra con identidad propia. Podéis probar sus Croquetas de txistorra; toda una innovación. Entre los platos preferidos de los clientes asiduos encontramos la Croqueta de txistorra y el Rodaballo a la brasa de limonero con pil pil cítrico (Reservar online).
Restaurante “Alsafir”: Cocina árabe tradicional preparada con mucho mimo y cuidado. Su local, acogedor, romántico y con una decoración cuidada. Los jueves por la noche ofrecen un espectáculo de danza del vientre (Reservar online).

Restaurante “El Goloso”: Decoración vanguardista, servicio impecable y una deliciosa cocina, que incluye gustosas opciones para celíacos. Esto es lo que podrás encontrar en este sitio. Modernidad y originalidad son los principales rasgos distintivos del restaurante El goloso, bar de tapas muy concurrido, que se encuentra a pocos minutos del centro de Pamplona. Al entrar en este local, lo primero que llama la atención es su ambientación de diseño y elegante, caracterizada por un contraste de colores claros y oscuros y luces tenues, que le otorgan un atmósfera íntima y distendida (Reservar online).

Restaurante “Dodoclub”: Elaboraciones de cocina tradicional navarra con toques creativos. Ubicado en un complejo de ocio que también engloba un club y un espacio de arte, este restaurante, contempla en su carta elaboraciones de cocina tradicional con toques creativos. Carta de vinos con caldos navarros y unas cuantas referencias internacionales (Francia, Italia, Chile, Australia, Líbano, Sudáfrica) (Reservar online).

Restaurante “San Fermín”: Restaurante de los de toda la vida, uno de los clásicos de Pamplona, situado en el centro de la ciudad. Cocina típica de Navarra con algunos platos más sofisticados. Entre las especialidades del restaurante San Fermín encontrarás su Arroz con almejas, el Ajoarriero, sus verduras, sus carnes, pescados y unos postres de elaboración propia. Es famoso sobre todo por su buena relación calidad-precio (Reservar online).

Restaurante “Don Pablo”: Restaurante familiar, amable, con un cuidado servicio en la mesa que confía su carta a la chef que fusiona a la perfección las elaboraciones clásicas con las contemporáneas (Reservar online).

Desde luego que en Pamplona hay muchísimos más lugares para disfrutar de la gastronomía Navarra, lugares que te descubrimos en otras secciones de esta guía de viajes como las rutas urbanas de pinchos que te proponemos o los rincones que Hemingway recorriera años atrás, impregnándose de la magia y el encanto de una ciudad que llena al viajero tanto en lo espiritual como, desde luego, en lo terrenal a través de su gastronomía.

  Los mejores restaurantes en Gandía (Part I)

Si estás buscando los mejores restaurantes en Gandía, no te puedes perder este post con unas recomendaciones de gran calidad.

La Gastrocasa Restaurante

La Gastrocasa podría ser únicamente un hotel, pero es mucho más que eso. Se trata de un lugar ideal para el turismo culinario, donde los huéspedes disfrutan de un espacio diseñado para transmitir y compartir el gusto por la buena comida, la cocina sencilla y bien cocida. La cocina del Gastrocasa es una cocina casera y familiar, buena prueba de ello dan sus especialidades, entre las que se encuentran “Arroz al horno de la abuela de Nassieta” o “anchoas en conserva del Tío Pepe”, nombres que hacen honor a los integrantes de su familia que llevaron al nivel más alto su pasión por la comida.

La base de su cocina son productos de temporada que van directamente a tu mesa desde el mercado, el jardín o el mar, por lo que puedes dar por hecho que tendrás ante ti comida fresca y con una calidad inmejorable. Además, su menú se adapta a cada estación, por lo que no importa cuando vayas puedes tener por seguro que encontrarás los mejores productos.

Lo dicho anteriormente quiere decir que no tienen un menú fijo, sino que éste va variando dependiendo de los productos que compran cada mañana en el mercado, las verduras y los frutos recogidos en el jardín y los peces del día. Esto es una gran ventaja, ya que cada vez que vayas disfrutarás de una comida única y diferente a la anterior.

Además del restaurante, cuentan con un calendario de eventos que permiten a los amantes de la buena comida hacer un viaje culinario en cualquier época del año y poder disfrutar de cursos de cocina local, cenas temáticas, cata de vinos, cócteles, etc. Así que ya sabes, si quieres probar uno de los mejores restaurantes en Gandía, no dudes en pasarte por La Gastrocasa Restaurante.

1 de cada 5 personas consulta las webs de códigos descuento en navidad

MasCupon experimentó una subida en el tráfico web y en el número de ventas durante esta campaña respecto al pasado año. los artículos que más consumen los usuarios son los juguetes, tecnología y el ocio. las grandes cadenas siguen siendo los sitios preferidos de los usuarios

Las empresas de códigos descuento se han convertido en una fuente de referencia en las compras online. Una tendencia que ha ido creciendo en los últimos años y se ha consolidado durante la Navidad. El 19% de las personas que realizan las compras de Navidad a través de Internet utilizan las webs de código descuento, según los datos de la plataforma retail MasCupon España.

Del mismo modo, la plataforma de códigos descuento ha registrado un aumento en el tráfico web y el número de ventas, registrando una subida porcentual del 15% y el 30%, respectivamente. Estas cifras superan los registros del año pasado y se colocan por encima de la media anual de la propia entidad.

A la caza de juguetes

Entre el resto de conclusiones que desprende el estudio están las tendencias generalizadas en los hábitos de consumo. Los productos más demandados en Navidad son los juguetes, seguidos muy de cerca por los productos relacionados con la moda y la tecnología. Precisamente, las previsiones para el sector juguetero son positivas, debido a que el año pasado las cifras de venta se incrementaron en un 6% y se colocaron en niveles anteriores a la crisis económica.

Por lo que respecta a los puntos de venta preferidos por los consumidores, los códigos descuento y promociones más frecuentados por los internautas siguen siendo las grandes cadenas, debido a la variedad de sus ofertas y a la diversidad de sus artículos. Estos factores – unidos a la flexibilidad en los periodos de envío y entrega de productos- provocan que empresas como el Corte Inglés o Amazon copen los primeros puestos.

Alex Sepúlveda, CEO de MasCupon, afirma que “en los últimos cinco años el mercado de códigos descuento ha crecido, ganándose la confianza de los usuarios por su fiabilidad y seguridad en las compras”. Un síntoma que prueba que “el sector del ecommerce se ha consolidado”, concluye.

Algunas de las secciones más visitadas tanto en España como en MasCupon Chile (también tienen mercado en Latinoamérica) fueron las siguientes:

Juguetes

Juguetes

Moda de mujer

Moda de muijer

Tablets

Tablet

Perfumes

Perfumes

Actividades para practicar en Luxemburgo

Hoy os traigo un artículo con las mejores actividades para practicar en Luxemburgo. ¡Vamos allá!

Ciclismo

Ciclismo

¿Sabías  que los luxemburgueses tienen una pasión por el ciclismo? Grandes campeones, como Charly Gaul, apodado “Ángel de las montañas”, se destacaron en las carreras más prestigiosas del mundo, como el Tour de Francia y el Giro de Italia. Incluso hoy en día, su legado nutre la pasión de los habitantes de Luxemburgo por este deporte.

Pero el país tiene más que ofrecer en términos de ciclismo: 600 km de senderos para bicicletas y otros 300 km aún por venir, 700 km de pistas de bicicleta de montaña, magníficos paisajes variados, naturaleza bien conservada y abundante. Usted encontrará que Luxemburgo tiene algo para convencer a cualquier persona que ama el ciclismo. En todo el país, los senderos para ciclistas están bien marcados y en su mayoría en lugares alejados del tráfico. Además, la red se mantiene regularmente. Usted ve, no hay nada que obstaculice el camino de un viaje satisfactorio. Lo único que queda por hacer es prepararse antes de montar. Varias oficinas de turismo regional ofrecen bici guiada estacional y excursiones en bicicleta de montaña para personas y grupos. Estos deben ser reservados con antelación.

Golf

Golf

Luxemburgo cuenta con 5 hermosos campos de golf, situados a unos kilómetros del otro. Eso hace de Luxemburgo el destino ideal para las vacaciones de golf: poca necesidad de viajar y sin embargo cursos increíblemente diferentes. Los clubes de golf ofrecen un espectro entre un Par 3, Par 4 o Par 5. Además, numerosos terrenos de mini golf se extienden por todo el país. Entre el áspero, las trampas de arena y los peligros del agua, estos fairways le ofrecen el obstáculo y el suspenso. Algunos clubes de golf disponen de campos de golf de aficionados donde los clubes pueden ser proporcionados por el establecimiento. Descubre hoteles que ofrecen pausas de golf y vacaciones en Luxemburgo.

« Siguientes entradas Recientes entradas »